Aunque tu móvil resista el agua, no lo metas a la ducha

Móvil ducha

¿Por qué existen los dispositivos móviles que resisten al contacto con el agua? ¿qué es lo que ha llevado a que le den tanta importancia los fabricantes a esta función? Sabemos que en la actualidad este tipo de resistencia es algo común, pero es recomendable no terminar introduciendo el móvil en la ducha, al menos no de forma habitual.

Años atrás era costumbre que, si nuestro móvil dejaba de funcionar, en las tiendas de telefonía nos preguntaran, por una u otra cosa, si lo habíamos mojado. En algunos casos, el contacto con un líquido parecía la solución para cualquier tipo de avería, tal y como en los hospitales se estila el veredicto de “es un virus” para diagnósticos rápidos y poco conclusivos.

Es posible que esto fuera lo que llevara a que se desarrollaran los dispositivos resistentes al agua, como el Sony Xperia Z, no por razones un poco más comprensibles. Razones como vivir en el desierto. En el desierto no suele llover, pero cuando llueve lo hace de una manera que no olvidamos con facilidad. Llueve a mares y nuestro móvil se puede dar por perdido si no tenemos cuidado y lo protegemos de forma conveniente. Quienes vivan en desiertos ya no tendrán que preocuparse de si su teléfono se moja y en ciudades como Londres también se convierte en un buen recurso.

Combatir la humedad es otro buen recurso que propone la certificación contra el agua. Por mucho que no llueva, si estamos en un lugar de fuerte humedad, tenemos que saber que esto puede ser nocivo para un teléfono móvil sin resistencia al agua. La humedad también se produce si dejamos el móvil en el baño mientras nos estamos duchando, así que las posibilidades de una avería son cuantiosas.

Móvil resista agua

Los salpicones, por su lado, son una situación habitual a la que un móvil puede no resistir si tenemos mala suerte. Es un poco ruleta rusa, quizá le tiramos al teléfono salpicones de agua o refresco habitualmente y nunca se estropea, pero es posible que nos ocurra una vez y que nos tengamos que despedir del móvil.

Estas son situaciones en las que tener un móvil resistente al agua está justificado. No lo está tanto lo que comentan algunos usuarios que hacen con su dispositivo, como meterlo a la ducha para no solo escuchar su música favorita mientras se lavan, sino para ver contenidos en la pantalla que posiblemente no serían recomendables para una sobremesa familiar. Y hasta ahí podemos leer. En conclusión, no metáis el móvil a la ducha por mucho que resista al agua, nunca se sabe lo que puede ocurrir.

Vía: Pocketnow

Related Post