El iPhone 5c utiliza un proceso de fabricación preciso para evitar el estigma del plástico

iPhone 5c Colores

El nuevo smartphone iPhone 5c hace uso de un proceso de fabricación milimetrado con el objetivo de escapar de los problemas derivados del plástico. ¿Cómo ha conseguido Apple lo aparentemente imposible? Este iPhone, lejos de lo que podamos creer, tiene un aspecto premium y eso le proporciona un punto de ventaja claro en el mercado.

Apple tenía difícil conseguir lo que nadie pensaba que fuera del todo posible: un terminal smartphone de plástico que infundiera respeto, que diera solidez y que tuviera un aspecto atractivo y resistente. Pero para lograrlo ha tenido que sudar de una forma muy especial y utilizar, sobre todo, procesos de ingeniería y fabricación que no han sido precisamente sencillos. Apple ha denominado este proceso como un sistema de creación muy preciso.

La misión de Apple, de forma indudable, era conseguir un móvil que no pareciera algo barato, que se fabricara en plástico, pero que tuviera el mismo índice de calidad que los terminales estandarizados en el ecosistema iPhone. Todo ello lo tenía que conseguir sin llevar a cabo el sacrificio de ninguno de los elementos a nivel de potencia que han representado a sus móviles.

El resultado ha sido un móvil que es rígido, algo que no ocurre siempre con los terminales de plástico. Esto se ha logrado mediante el mencionado proceso de fabricación, que se basa en un sistema de construcción totalmente nuevo en el cual se une una sub-estructura de acero reforzado a una carcasa de policarbonato de recubrimiento duro. El marco de acero se utiliza como antena multibanda, para que tenga dos utilidades en su disponibilidad. Esto es algo que ya ocurrió de forma similar en el iPhone 4 y el iPhone 4S. Después el esqueleto de acero, que no está al contacto del usuario, se queda metido en la pieza de policarbonato y se asegura con un agente de unión.

Todo esto lo descubrimos en un vídeo que ha sido publicado en YouTube por Apple y en el cual aparece Jony Ive, diseñador de la empresa, mostrando el sistema de fabricación. Se utiliza también una placa trasera de metal que sirve como plataforma para la placa y otros circuitos, añadiendo además rigidez a la estructura a fin de obtener el efecto deseado. Cuando ya se ha logrado este componente, la carcasa se introduce en una máquina que realiza los agujeros que sirven para los controles físicos del iPhone. Después llega el momento de darle el acabado final al terminal, lo que se realiza de forma calculada con el uso de una capa dura de laca que garantiza una superficie brillante y duradera. Esto se cree que garantizará un alto nivel de resistencia, si bien es algo que todavía no está probado.

Tal y como menciona Ive en el vídeo: “Este proceso completo culmina en una estructura extraordinariamente rígida y sólida, una sensación densa que no esperarías de un producto de plástico”.

Vía: Apple Insider

Related Post