El legado de Steve Jobs en el futuro de Apple y cómo nos afecta a nosotros

Steve Jobs Apple

El legado de Steve Jobs está grabado a fuego en las oficinas de Apple, y para bien o para mal será determinante en el futuro de la compañía. Si Apple logrará mantener el nivel al que llevó Jobs la empresa es una pregunta que se responderá en los próximos años y que hará que el público viva una auténtica montaña rusa de emociones en relación a los nuevos productos de la compañía.

El día 5 de octubre del año 2011 fallecía Steve Jobs, y lo hacía dejando a Apple en un momento dulce. El directivo de la empresa de Cupertino ya tenía constancia de lo que le iba a ocurrir antes o después, dado que inevitablemente se encontraba enfrentándose a una dura enfermedad. Esto le permitió mirar más allá de la presentación del nuevo iPhone de turno para pensar en el futuro de Apple a largo plazo. Jobs era muchas cosas, y una de ellas era calculador y protector. No iba a fallecer con la intranquilidad de no saber qué ocurriría con su empresa una vez abandonara su puesto como principal responsable de manera definitiva. Y eso implicaba no dejar todo en manos del azar.

Si bien Jobs tenía confianza en Tim Cook, sabía perfectamente que Tim Cook no seguía su modelo de persona. No era un protegido suyo como sí lo fue Jony Ive, no era un hombre innovador capaz de sacarse de la manga una nueva idea mientras se encontraba en la ducha. Eligió a Tim Cook, muy posiblemente, porque era el ejecutivo necesario para poder mantener el rumbo de la empresa en una dirección en la cual sus decisiones se mantuvieran firmes incluso años después de que él falleciera. Esto implica, como ya han asegurado muchos expertos, que Steve Jobs dejara bien preparado, en documentos privados nunca filtrados hasta la fecha, un planning de viabilidad de empresa no a corto plazo de uno o dos años, sino a una largo de varias temporadas en adelante.

Jony Ive

Steve Jobs era un visionario, y como tal, tenía suficiente experiencia para contrastar los progresos que se habían realizado en el sector en los últimos años para saber lo que le deparaba al mercado en el futuro. También sabía que su propia empresa iba a tener en sus manos el marcar los tiempos del sector a la vista de lo atrás que están sus principales competidoras. Jobs, muy posiblemente, dejó un planning con múltiples escenarios, de adopción dinámica, para que Tim Cook pudiera alterar los planes en base a los movimientos que hicieran sus rivales y también tomando como referencia las decisiones del público, las modas y, sobre todo, las necesidades del mercado. Esto significa que Steve Jobs no dejó estipulado un calendario de lanzamientos tipo: “En 2014 lanzáis el iPhone 6, dotado de estas características. En 2015 lanzáis el iPhone 7, que tendrá esto nuevo. En 2016 lanzáis el iPhone 8, con x novedad”. Sino que habrá estipulado unas posibilidades, unos modelos, unas opciones y variables donde, ahora sí, Tim Cook debe demostrar su capacidad de dirección y de toma de decisiones para saber lo que es mejor para Apple.

Esto significa que los nuevos iPhone, los próximos iPad, e incluso la revolucionaria televisión de Apple que sabemos que la empresa tiene diseñada, pero que no ha salido aún a la luz, tendrán el sello de garantía de Steve Jobs. El visionario genio de Apple tenía ideas en su cabeza que aún veremos cómo van llegando al mercado en los próximos 5, 10 o incluso 15 años. El miedo está en imaginar qué ocurrirá cuando se le agote el planning a Apple, algo que inevitablemente terminará llegando.

El plan aparente era que Jony Ive pudiera madurar, que se desarrollara a nivel profesional bajo el paraguas de una compañía en la que Steve Jobs determinó que era intocable, y que pueda evolucionar como visionario hasta convertirse en el Jobs de la nueva era. A Ive aún le quedan años por delante para alcanzar este status, dado que como ya se ha podido ver, está un poco verde. Pero muestra maneras y es muy probable que pueda convertirse en lo que necesita Apple para el futuro. Será algo que el tiempo dirá y también algo que resultará positivo o negativo dependiendo de cómo se alteren las exigencias de Ive y sus formas de trabajo, que por ahora afortunadamente se mantienen en un nivel similar al que profesó Steve Jobs.

Steve Jobs iphone

Para el usuario todo esto significa cosas positivas. Es bueno saber que sobre la sombra de Apple todavía se encuentra escondido Steve Jobs, que a buen seguro aún tiene una cosa más con la que sorprendernos. Es una administración de su querida empresa desde el más allá, algo que no tiene comparación a nada que hayamos visto, y algo que es importante que se siga respetando para que Apple no tropiece. De momento todo parece estar saliendo bien, y salvo empacho de poder de Tim Cook, no habría de qué preocuparse. El espíritu de Steve Jobs está muy vivo.

Related Post