¿Qué necesita el Galaxy Note 3 para no ser sólo una actualización más?

Galaxy Note 3

Desde que los dispositivos de Samsung, especialmente los Galaxy, se han convertido en terminales tan populares, los especialistas miran con lupa cada una de las novedades de la empresa coreana. No se da tregua a una firma que es capaz de lo mejor, pero que también ha demostrado saber lanzar productos que no hacen gala de muchas novedades.

El Samsung Galaxy S 4 es un buen ejemplo de lo que puede ocurrir cuando Samsung no se esfuerza suficiente. Aunque el móvil ha recibido el apoyo del público y de muchos medios especializados, hay otras partes del mercado que no se encuentran nada complacidas con el resultado que proporciona el móvil. Se acusa a Samsung de haber tomado la versión previa del Galaxy S y haber repetido la fórmula sin hacer demasiados cambios. Esto se aplica no solo a los Galaxy S, sino también a otros Galaxy que en sus distintas gamas se han atascado, lo que termina siendo malo para el futuro de la compañía.

La duda está en plantearse qué tendría que hacer Samsung para que su próximo Galaxy Note, el modelo 3, destacara por encima del concepto de ser una simple actualización. No se habla tanto de la importancia del diseño, sino de la importancia de mejorar los materiales utilizados en la carcasa. Se pone de ejemplo el HTC One X y algunos Lumia, que están partiendo del aprovechamiento de plásticos de calidad superior a la media. El tipo de plástico de Samsung es malo y parece un material excesivamente económico, lo que significa que no estaría de más que la empresa cambiara de aires en este sentido.

Dicen los expertos que el principal defecto de los plásticos de Samsung reside en la sensación que proporciona al toque, algo que hace parecer que sean móviles económicos en lugar de terminales de gama alta. Para el Galaxy Note 3 el rumor es que Samsung se replanteará los materiales y que ahora el móvil tendrá un buen tacto.

Plastico Galaxy S 4

También se habla sobre cómo la pantalla podría ganar tamaño, pasando de la actual de 5,5 pulgadas hasta un total de 6 pulgadas. El problema es que seis pulgadas ya parecen demasiadas para un smartphone. El principal obstáculo del aumento de pantalla se encuentra en que posiblemente también crezca el tamaño del móvil, y eso es algo contraproducente.

Es posible que Samsung se limite a inspirarse en el Galaxy S 4 y mejorar el almacenamiento, la batería, el software y el chipset. Pero si quieren hacer las cosas bien harán que el hardware sea de mayor calidad, algo que parece haberse olvidado en los últimos tiempos.

Vía: Pocketnow

Related Post