BlackBerry aún no tira la toalla: este año presentará dos nuevos modelos con Android

John Chen BlackBerry

BlackBerry los tiene cuadrados, especialmente su CEO, el gran John Chen. La empresa ha pasado por momentos muy duros, pero se niega a tirar la toalla. Después del BlackBerry Priv anuncian que en 2016 tendrán dos móviles más dotados de Android. Eso sí, bajarán el precio para intentar llegar a una mayor cantidad de público.

El BlackBerry Priv ha salido “medio bien”. Los analistas pensaban que se venderían 850 mil unidades y se han vendido 600 mil. Vender 600 mil unidades de un producto tampoco está nada mal. Hay que valorar que 600 mil personas se han mojado y han comprado el dispositivo. Es más que suficiente para pensar “vale, no vamos mal, pero hay que mejorar”. Y eso es justamente lo que quiere hacer BlackBerry. Mediante su CEO descubrimos que no se retiran, sino que cambian de enfoque.

Vemos dos cambios. El primero: pasan de la gama alta. Chen ha reconocido que no estuvieron muy acertados al optar por la gama alta. Siempre les ha gustado producir dispositivos a lo grande, pero quizá no era lo más inteligente teniendo en cuenta los bandazos que han dado recientemente. Sabiendo que se trataba de su primer móvil con Android tampoco parecía lo más apropiado. Pero se pusieron en un precio de unos 700 dólares y el resultado fue horrible. Se encontraron con que muchos de sus clientes habituales de empresa les dijeron que sí, que trabajarían con BlackBerry, pero con móviles de 400 dólares y no de 700. Así que los próximos smartphones que lanzarán tendrán un precio de 400 dólares y eso les ayudará a llegar a una mayor cantidad de usuarios, sobre todo del círculo de empresa.

El otro cambio del que hablamos, el segundo, es que uno de los dos terminales tendrá teclado físico, pero el otro no. Sin duda, una buena noticia, puesto que el público ya está dejando claro que no quiere depender tanto de los teclados.

Ante una situación que no resulte beneficiosa tras el lanzamiento de estos móviles, Chen ha dicho que dejarán los móviles y que no perderán más el tiempo. Pero hasta entonces todavía les queda un cartucho que quemar.

Vía: The National