Nuevo cargador inalámbrico y otra pantalla en el iPhone de 2017

iPhones rumores

Sí, estamos en 2016 y aún nos queda conocer el gran iPhone que llegará este año. Pero hay fuentes que ya están publicando rumores y teorías de lo que podría ofrecer el modelo que se lanzará en 2017. Se dice que tendrá nuevo cargador inalámbrico, que la pantalla de 5,8 pulgadas y que sorprenderá con diseño curvado.

2017 va a ser un buen año

Nos apetece entonar esa canción de los Black Eyed Peas que seguro que todos recordáis: “I Gotta Feeling” (os lo embebemos abajo) para decir que creemos que 2017 va a ser la caña. No es que 2016 no vaya a molar, porque también se va a salir, pero el próximo año Apple lo quiere “petar”. Según un informe del analista Ming-Chi Kuo de KGI, el diseño del nuevo iPhone será parecido al del iPhone 4/4s en formato “glass sandwich”. La gran diferencia es que en vez del diseño plano habrá paneles curvados, tanto delante como detrás. Además, la pantalla se basará en tecnología AMOLED, lo que encajará bien con ese nuevo diseño de carcasa.

Dice el analista que cree que Apple tiene la intención de utilizar “materiales exóticos” para que el móvil se pueda diferenciar del de sus competidores. El pensamiento de Kuo es que Apple elegirá cristal para la carcasa como material, debido a que es muy fácil de moldear y tiene propiedades que encajan bien con esta filosofía de diseño. La alternativa es la cerámica o el plástico para la carcasa. Con este diseño se proporcionará un enfoque diferente y Apple tratará de sorprender aún más.

Otro cambio que nos encontraremos será la presencia de un cargador inalámbrico, así como tecnología de reconocimiento biométrico que podría incluir escaneo de cara e iris. Para ello habrá una poderosa cámara frontal que se ocupará de que el uso sea más tecnológico. A esto se llega debido a que Apple tiene una amplia cantidad de patentes relacionadas con el reconocimiento facial, incluyendo una patente que habla sobre el renderizado 3D para aportar mayores niveles de precisión. Y hace poco Apple compró dos empresas que podrían ayudarle en este sentido: la firma Emotient, que es especialista en el reconocimiento facial, y la compañía Faceshift, que se dedica al renderizado 3D en tiempo real. Si el iPhone de 2017 incorpora esta tecnología podría ser toda una revolución.

¿Y cómo se venderá este modelo?

El pensamiento de Kuo se divide entre dos posibilidades, pero con todo el tiempo que queda no nos extraña que no haya una opción definitiva. Una opción es que el iPhone AMOLED de 5,8 pulgadas se convierta en el sucesor del modelo actual TFT LCD de 5,5 pulgadas. Otra opción es que se convierta en un modelo paralelo que esté disponible inicialmente con pocas unidades, algo motivado por la escasez de componentes AMOLED que se espera que se produzca. Pero todo dependerá del volumen de pantallas que pueda conseguir Apple para apoyar el lanzamiento del nuevo terminal.

Al fin y al cabo las pantallas AMOLED siempre han sido un duro quebradero de cabeza para Apple. La empresa de la manzana lleva años perfilándose sobre la idea de usar este componente. El problema es que hasta ahora no ha encontrado a nadie que sea capaz de fabricar tantas unidades como ellos necesitarían para poder cubrir la magnitud del lanzamiento de un iPhone. Algunas previsiones del propio Kuo apuntaron tiempo atrás a que un modelo AMOLED no podría llegar hasta 2019 como pronto, porque hasta entonces no habrá industria que pueda gestionar el alto volumen de producción.

Pero hay fabricantes que están intentando dar respuesta a esta demanda, aumentando sus fábricas y poniéndose a trabajar con un ritmo mayor. Por ello es posible que Apple pueda lanzar este modelo antes de lo previsto. Si esto ocurriera le podría venir muy bien a la hora de mantenerse activa ante las mejoras de la competencia.

Vía: Apple Insider